Rodilleras especiales para correr

Cuando un deportista sufre una lesión grave que afecta a las articulaciones de sus rodillas, el  médico que le trata, le recomendará, que además de una buena rehabilitación, use rodilleras especiales para correr como medida de prevención para poder seguir practicando deporte. Este uso se puede extender a pesar de que se reduzca el dolor de manera considerable, ya que previene también posibles lesiones que puedan producirse en un futuro cercano.

No se tiene por qué esperar a que se produzca una lesión para comenzar a llevar rodilleras especiales para correr. Si tu también eres deportista, cuando sientas una molestia, o pinchazo en la rodilla debes acudir a tu médico y consultarle tu dolencia. A partir de ahí, el doctor te aconsejará unos tipos de rodilleras en función del dolor que padezcas. Además, este tipo de rodilleras para correr, alivia la cantidad de fuerza que pasa por el tendón rotuliano al colocar la presión en la parte baja de la rótula. Es de vital importancia saber cómo colocarse una rodillera especial para correr, ya que una mala posición podría empeorar las molestias por la que te la pones.

Las rodilleras tienen dos tiras de velcro que son las que unen los dos extremos. Cuando se ajustan las tiras, no deben impedir el movimiento o la circulación, y es necesario recordar que este producto pierde elasticidad con el tiempo y acaban deslizándose a la hora de practicar la actividad física. Hay que renovarlas de vez en cuando.

A la hora de realizar actividades físicas que desgastan mucho las rodillas como practicar running en el monte, son necesarias unas rodilleras especiales para correr. Son muchos los tipos de rodillera que se pueden emplear. Las más comunes son las que están hechas de neopreno. Este material permite mantener el calor natural y, en muchas ocasiones, lo aumenta. Dentro de este material, se encuentran las rodilleras elásticas de contención, que tiene un efecto similar a las térmicas, pero con una compresión mucho mayor sobre la rodilla.

Las rodilleras especiales para correr son un buen producto para prevenir lesiones pero no hay que exceder el uso de las mismas. El uso frecuente de estas rodilleras puede conducir a una debilidad muscular, llegando a crear una dependencia si se ponen a todas horas y se utiliza para realizar cualquier tipo de actividad física.

Ander Gonzalez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *