Dolores de espalda y rodilla: Hernias de disco

La rodilla puede dolor por muchas causas. Una de ellas, es que el dolor sea producido por una hernia de disco en la zona lumbar. Cuanto antes se diagnostique, más rápida es la recuperación.

Las hernias de disco se producen porque los discos intervertebrales, que unen los huesos de la columna vertebral, se desplazan. Esto puede provocar la compresión de los nervios (pinzamiento) o de los elementos vasculares. Se acumulan sustancias inflamatorias y aparece el dolor que puede irradiarse a otras zonas como la rodilla.

Hernia de disco. Tratamiento

Ante la aparición de dolor, debe acudir a un especialista que valore los síntomas y determine el problema, para ponerle solución. Cuanto antes se obtiene un diagnóstico, mejor es la recuperación. En el caso de las hernias de disco, se puede optar por un tratamiento más conservador o por un tratamiento quirúrgico.

El tratamiento más conservador de la hernia de disco pasa por someterse a rehabilitación, medicación antiinflamatoria, osteopatía y fisioterapia y observar la evolución. Siempre bajo la supervisión de un especialista médico.

Los médicos cada vez son menos dados a recetar reposo absoluto. Ejercicios como el pilates o la natación nos pueden ayudar a reducir el dolor. Está comprobado que mantenernos en movimiento: evita la rigidez de los músculos, además de fortalecerlos; favorece el drenaje linfático, evitando trombosis y embolias. Además para las personas con sobre peso, es fundamental acompañar el tratamiento conservador con una dieta que reduzca los kilos.

Una de las técnicas utilizadas en el tratamiento de la hernia de disco y en lesiones musculares es el kinesiotape (vendas de colores). Es un vendaje neuromuscular con un esparadrapo elástico de tiras de hilo trenzado de algodón. Esta técnica tiene poder analgésico, drenante, antiinflamatorio, relajante. Los colores más intensos, se usan para calmar el dolor y la inflamación. Mientras que los colores fríos tiene efecto drenante y relajante.

El tratamiento quirúrgico es la solución cuando el tratamiento conservador no está dando frutos. Ya sea porque el dolor no remite o se observa pérdida de fuerza e incluso dificultad en el control de esfínteres. Como toda intervención tiene sus riesgos.

Otras causas de dolor de rodilla

Para determinar las causas del dolor de rodilla, es importante localizar la zona en la que se siente el dolor. Según en qué zona esté localizado, la causa y el tratamiento es distinto.

Si el dolor es generalizado: la causa puede ser artrosis, bursitis (inflamación de la bolsa serosa que contiene líquido sinovial que ayuda a lubricar la articulación), artritis o rotura de ligamentos.

Molestia en la zona trasera de la rodilla: la causa suele ser la artritis reumatoide o quistes de Baker (acumulación de líquido sinovial por problemas en la articulación de la rodilla).

Dolor en la zona delantera de la rodilla: suele ser provocado por bursitis o artritis reumatoide.

Molestias en los laterales: puede ser por una rotura de menisco, alguna lesión en los ligamentos.

Para evitar lesiones de rodilla es importante mantener la musculatura de la zona en perfecto estado. Si realizas ejercicio físico es importante realizar ejercicios de calentamiento y ejercicios de estiramientos, para que no se produzcan roturas musculares.

Recuperación de una operación de menisco

Las lesiones de menisco son muy frecuentes cuando se practican deportes de contacto o en los que la rodilla está muy expuesta a movimientos bruscos como el esquí o el fútbol, pero también se pueden producir en nuestra vida diaria cuando realizamos un mal giro de rodilla. Cuando los especialistas consideren que es necesario realizar una operación de menisco es importante seguir las pautas de recuperación que nos indiquen.

El menisco está situado en la rodilla, se trata de una almohadilla formada por fibrocartílagos que está situada entre los cartílagos del hueso del fémur y el de la tibia. Se divide en el menisco externo, situado fuera de la rodilla y el menisco interno o medial, situado en la parte interna. Esta estructura gomosa tiene como función la amortiguación del choque entre ambos cartílagos, como la forma de estos cartílagos tibial y femoral es distinta, los meniscos ayudan a que se acoplen mejor, con ello conseguimos una mayor estabilidad de la rodilla.

Operación de menisco

Cuando se produce un movimiento brusco, los meniscos pueden rasgarse y producirse una lesión que según su gravedad requerirá de operación. Es importante acudir a un traumatólogo cuando notemos alguno de estos síntomas:

  • Imposibilidad de realizar flexión o extensión completa por bloqueo de la articulación.
  • Crujidos al doblar o extender la rodilla
  • Dolor sobre todo en movimiento que obligue a flexión completa de rodilla.
  • Imposibilidad de andar en cuclillas.
  • Dolor cuando se realiza una palpación en la zona.

El traumatólogo será la persona encargada de realizar el diagnóstico y decidir el tratamiento. Nos dirá cuándo aplicar frío, si es necesario acudir al fisioterapeuta y guiará a este para determinar las pautas de recuperación. Realizará un vendaje compresivo, nos pautará el uso de rodilleras específicas para las lesiones de menisco, con el fin de inmovilizar la zona y ayudar a su recuperación. En caso de ser necesario, si la gravedad de la lesión lo requiere realizará la operación. La técnica más usada es la artroscopia que suele dar resultados excelentes.

En caso de ser necesaria la intervención quirúrgica debemos seguir las instrucciones de recuperación que nos marque el especialista. En un primer momento es importante guardar reposo, se nos aplicará un vendaje de inmovilización. Cuando ya se pueda comenzar a realizar movimientos, nos marcará las pautas de ejercicios y su intensidad.

Las rodilleras nos ayudan a reducir el impacto y el sufrimiento de la rodilla y sus estructuras. Cuando se ha sufrido una lesión de menisco permiten mantener protegida la zona y ayudan a que los movimientos sean más graduales. Mejoran la recuperación y dan seguridad al deportista, al ejercer muy bien de presión.

Operación menisco

Usar la rodillera adecuada también nos puede ayudar a evitar roturas de menisco ya que nos ayudan a evitar movimientos bruscos y giros inadecuados de rodilla o rotaciones tibiales agresivas, que deriven en lesión.

El especialista nos indicará cómo y qué rodillera elegir para conseguir una perfecta recuperación del menisco. Es importante que la rodillera sea la adecuada y ejerza la presión necesaria, para ello hemos de utilizar una talla correcta.

Si vivís en Alicante os recomendamos acudir al centro médico Artrosport, son especialistas en medicina deportiva y os ayudarán a volver cuanto antes y con las mejores garantías a vuestra vida diaria. Sin recaer en las lesiones. Podéis pedir cita en este enlace.

Lo que deberías saber antes de comprar una rodillera

En el post de hoy vamos a descubrir qué debemos tener en cuenta antes de comprar una rodillera. Talla, materiales, uso…son factores a tener en cuenta a la hora de elegir la rodillera que mejor se adapte a nuestras necesidades.

A la hora de comprar una rodillera os aconsejamos que os hagáis una serie de preguntas que os vamos a comentar a continuación, en función de vuestras respuestas sabréis que rodillera debéis comprar.

¿Para qué necesitas la rodillera?

En el mercado existen una gran cantidad y tipos de rodilleras. El uso que vayamos a hacer de ella será determinante en nuestra elección. Es distinto si necesitáis la rodillera para prevenir lesiones que si la necesitáis como complemento a la recuperación de algún tipo de lesión.

Si queréis una rodillera para realizar determinados deportes, con el fin de que la rodillera os proteja y evite que la rodilla sufra a la hora de hacer ejercicio. Tendréis que comprar una rodillera que se adapte al deporte que vayáis a realizar. Por ejemplo, existen rodilleras especiales para ciclistas, runners, senderistas, patinadores, snowboards…. Podemos decir que cada deporte tiene su propia rodillera exclusiva, que protege la zona de la rodilla que más sufre en ese deporte.

Comprar una rodillera

Si habéis sufrido una lesión y necesitáis usar rodilleras para proteger la zona y para ayudaros en su recuperación. En este caso nuestro consejo es que compréis la rodillera que os aconseje el especialista, ya sea un médico o un fisioterapeuta. Debéis seguir las pautas de utilización que os marquen. Cada lesión tiene su rodillera específica. Así hay rodilleras para lesiones de menisco, para lesiones de ligamentos, luxaciones de rodilla, rodilleras para condromalacia, etc.

¿Qué materiales componen la rodillera?

En el mercado existen rodilleras de distintos tipos como os contamos en un post anterior. Cada una de ellas están prescritas para distintos tipos de lesiones o dolencias. Las rodilleras más usadas son las de neopreno, sobre todo para prevenir lesiones.

A la hora de comprar una rodillera debéis tener en cuenta el material o materiales en los que han sido fabricados. Sobre todo si sois una persona alérgica, debéis comprobar que ninguno de sus componentes os producirá alergias. Por ejemplo, la rodillera puede contener látex, un material que les aporta elasticidad, pero hay personas que son alérgicas al látex, estas personas no podrán usarlas.

Comprar una rodillera

¿Qué talla de rodillera necesito?

Para que una rodillera tenga el efecto deseado, debe ajustarse perfectamente a la articulación. No puede presionar al máximo, porque no permitirá el flujo sanguíneo que es necesario para un buen funcionamiento; tampoco puede quedar suelta, ya que no tendrá el efecto de sujeción que perseguimos con su uso. Además al movernos, la rodillera acabará cayendo.

Para saber qué talla de rodillera necesitas, simplemente debes medir el contorno de tu rodilla, rodéala con una cinta métrica y apunta tu medida. Necesitarás una talla XS, si tu medida es menor a 35 cm; una talla S, si mide 34-36 cm; talla M, si es 36-38 cm; talla L para 38-41 cm; talla XL para 41-44 cm y talla XXL para 44-49 cm.

Respondiendo estas preguntas tendrás lo necesario para saber qué rodillera comprar. Os aconsejamos que ante cualquier dolencia o molestia en las rodillas, acudáis a un especialista. Ellos valorarán tu caso y te pautarán la rodillera qué necesitas.

Si vivís en Alicante, os recomendamos el centro Médico ArtroSport, son especialista en medicina deportiva y tiene todo lo necesario para evaluar tus necesidades. Están situados cerca del centro comercial Gran Vía, en la Plaza Alcalde Agatángelo Soler, 1. Podéis pedir cita en este enlace.

Las mejores rodilleras del mercado

Cada lesión requerirá el uso de una rodillera determinada. Es importante ponerse en manos de especialistas que valoren el daño y nos prescriban las mejores rodilleras adecuadas para nuestra lesión. En este post vamos a analizar las distintas rodilleras que existen en el mercado y ver para qué lesión son más adecuadas.

Una mala elección de rodillera puede llevarnos a un agravamiento de la lesión o a la aparición de nuevas lesiones en zonas distintas a la rodilla como tobillos, talones… Es el especialista el que debe juzgar si nuestra lesión requiere del uso de rodilleras y de qué tipo. Cuando sientas una molestia, o pinchazo en la rodilla debes acudir a tu médico o fisioterapeuta, él te aconsejará unos tipos de rodilleras en función del dolor que padezcas.

Cómo son las mejores rodilleras

A pesar de que existen distintos tipos de rodilleras, como veremos a continuación, los expertos en fisioterapia recomiendan que las rodilleras a utilizar cumplan tres criterios fundamentales:

Deben tener en la zona de la rodilla articulaciones policéntricas con el fin de que el ajuste sea perfecto, teniendo en cuenta la forma de la rodilla. Además facilita el movimiento de la articulación sin que ésta sufra más daño.

Cuanto más largas sean mejor, de este modo su brazo de palanca será mayor y el ajuste más adecuado.

Deben quedar totalmente ajustadas, su función es la de ejercer compresión sobre la rodilla, no serán útiles si nos quedan grandes y se deslizan, ya que dejarán de proteger la rodilla. Es fundamental colocar bien una rodillera, una mala posición podría empeorar las molestias o lesión.

Tipos de rodilleras según lesión

A la hora de establecer una clasificación por tipos de rodilleras, podemos distinguir entre tres grandes grupos: las rodilleras básicas (abiertas o cerradas, normalmente de neopreno que ejercen más o menos presión y no limitan el movimiento de la articulación), las rodilleras con flejes o refuerzos laterales (inmovilizan el lateral evitando movimientos bruscos) y las rodilleras ortopédicas que inmovilizan la rodilla.

Centrándonos en las rodilleras básicas podemos distinguir entre abiertas y cerradas.

Las rodilleras abiertas dejan la zona de la rótula al descubierto, se pueden usar de forma prolongada y son en algunas ocasiones la solución para evitar pasar por el quirófano. Se suelen prescribir para lesiones de rótula, condromalacia rotuliana o artrosis femoropatelar.

rodillera abierta

Las rodilleras cerradas no dejan ninguna zona al aire libre. De este modo presionan más y comprimen más la zona de la rodilla. Además aportan calor. Su uso no están prolongado en el tiempo. Se suelen recetar para el tratamiento de esguinces, tendinitis, inflamación de la rodilla. También se usan en casos post operatorios de cirugías con artroscopia.

Mejores rodilleras rodillera-cerrada-3-mm-diamante-neopreno-vulkan

Entre las rodilleras básicas también encontramos las rodilleras acolchadas, que protegen la rodilla de golpes gracias a la almohadilla que tienen en la zona central, a la vez que aportan calor a la zona y compresión.

Mejores rodilleras rodillera-acolchada-deportiva-vulkan

Las rodilleras con flejes o refuerzos laterales se prescriben para aquellas lesiones de rodilla que no se encuentran en la zona central, sino en los laterales de la articulación. Son muy utilizadas en los casos de lesiones de ligamentos laterales de rodilla. Los refuerzos o flejes pueden ser flexibles o rígidos, según la zona.

Mejores rodilleras comprar-rodillera-flejes-estabilizadora-neopreno-vulkan

Las rodilleras ortopédicas son sin duda las más aparatosas de todas. Al inmovilizar completamente la zona de la rodilla, dificulta el movimiento y la posibilidad de realizar ejercicios o llevar una vida normal. Se suelen prescribir como tratamiento prequirúrgico y postquirúrgico, en el que se necesita que la rodilla esté totalmente fija para una mejor recuperación.

Son los especialistas los que deben valorar el tipo de rodillera y la duración de su uso. Es importante para curar debidamente una lesión o simplemente para evitar que un simple pinchazo de rodilla vaya a más, acudir a un profesional experto. Nosotros os recomendamos a todos los lectores de Alicante, el centro médico ArtroSport son especialistas en medicina deportiva. Podéis pedir cita en este enlace.

Rodilleras versus fisioterapia ¿Qué es mejor?

Cuando sentimos molestias en la rodilla, somos muchos los que acudimos a solventarlas con el uso de rodilleras. Si persiste el dolor es cuando acudimos a la consulta de un fisioterapeuta. En el post de hoy os hablamos de las rodilleras versus fisioterapia para saber cuál es la mejor solución.

Es importante aclarar que en sí las rodilleras y la fisioterapia no son conceptos enfrentados, sino más bien complementarios. Un fisioterapeuta nos puede indicar qué rodillera es mejor para cada dolencia o lesión de rodilla. Y nos explicará cómo y qué tipo debemos escoger.

Las rodilleras nos ayudarán a evitar lesiones durante la práctica de determinados deportes, en los que la rodilla sufre. Evitará la aparición de molestias y/o nos dará seguridad. Además nos permite recuperarnos más rápido si hemos sufrido alguna lesión.

Rodilleras versus fisioterapia

Si utilizamos rodilleras a la hora de practicar deporte obtendremos una mayor seguridad, al proteger la articulación de la rodilla de posibles impactos o malas posiciones. Aumentan el rendimiento muscular. Pero para obtener estos beneficios es importante que la rodillera ajuste correctamente y estabilice la rodilla.

Es conveniente el uso de rodilleras cuando hemos sufrido alguna lesión, notamos un pinchazo aunque sea muy ligero, durante o después de practicar deporte. Al estabilizar la rodilla, evita que hagamos un mal movimiento, lo que hará que recaigamos de la lesión o el pinchazo se agrave, provocando un problema mayor. También tienen efecto placebo. Al dar seguridad. Al sentirnos protegidos evitamos el miedo, siempre presente, de poder recaer de la lesión.

El uso de rodilleras se aconseja en casos de artritis, artrosis de rodilla, lesiones en los meniscos, traumatismos, esguinces de ligamentos y luxaciones de rodilla. Es recomendable acudir a la consulta de un fisioterapeuta para conocer cómo, cuándo y qué tipo de rodilleras debemos usar. Además, como experto nos ayudará a elegir la rodillera que mejor se adapte a nuestras necesidades. Es importante elegir la talla correcta para que disfrutemos correctamente sus beneficios.

Según sea el grado o la importancia de la lesión, será necesario el tratamiento de fisioterapia. Las rodilleras nos ayudan a no recaer, a evitar lesiones, pero cuando el simple pinchazo acaba degenerando en una dolencia mayor, será necesario acudir a tratamientos de fisioterapia para rehabilitar la zona dañada.

Son varias las lesiones de rodilla que requieren de tratamientos de fisioterapia. La artrosis de rodilla, lesiones en el ligamento cruzado anterior (LCA), en el ligamento cruzado posterior (LCP), en los ligamentos colaterales, en el menisco, tendinopatía rotuliana, condropatía rotuliana, deben ser estudiadas por un fisioterapeuta que nos aconsejará sobre el mejor tratamiento a realizar y si es necesario una intervención quirúrgica.

Además el fisioterapeuta nos dará pautas que debemos seguir a la hora de practicar deporte, que evitarán que la rodilla sufra en exceso. Nos recomendará ejercicios de rehabilitación que nos ayudarán a estar al 100%, en un tiempo menor y mejorará nuestro rendimiento.

Ante cualquier sensación de dolor o molestia en la rodilla, os recomendamos acudir a un especialista, para evitar que el dolor vaya a más y acabe provocando una lesión de importancia.

En Alicante os recomendamos el centro ArtroSport, son especialistas en Medicina Deportiva. Los encontraréis en la Plaza Alcalde Agatángelo Soler, número 1, cerca del centro comercial Gran Vía. Su horario es de lunes a viernes de 8:30 am – 21:30 pm. En este enlace podéis pedir cita previa.

Tendinitis rotuliana vs condropatía rotuliana

A veces, cuando sufrimos un problema de rodilla, la terminología que se emplea para hablar de la dolencia nos resulta confusa y no sabemos muy bien de qué se trata. Lo cual nos genera sentimientos de confusión y cierta impotencia.

En el post de hoy vamos a intentar esclarecer las diferencias entre dos dolencias, la tendinitis rotuliana y la condropatía rotuliana.

 

Tendinitis rotuliana

La tendinitis rotuliana, también conocida como  tendinopatía rotuliana, es la inflamación y/o degeneración del tendón rotuliano que une la rotula a la tibia.

Es una lesión que puede aparecer por sobrecarga de la rodilla, debido a movimientos repetidos que causan irritación o daño en los tejidos de la misma.

Saltar, caer y cambiar de dirección de manera constante pueden provocar torceduras, desgarros y daño en el tendón rotuliano. Coloquialmente se le llama también Rodilla de saltador, porque es común en deportes como el baloncesto, donde los jugadores constantemente están flexionando, saltando o girando esta articulación.

tendinitis-rotuliana. Fuente:http://www.medisportsevilla.com/

Condropatía rotuliana

La condropatía rotuliana o patelar es una lesión que se caracteriza por la degeneración del cartílago articular de la rótula. Hay un reblandecimiento progresivo y desgaste de la cara posterior de la rótula. Esta afección del cartílago rotuliano está provocada por la hiperpresión o/y el mal alineamiento de la rotula, lo que afecta, por consiguiente, al cartílago infrapatelar debido al roce con el condilo femoral.

Una de las principales causas es el llamado “síndrome de mala alineación” de las estructuras articulares que se produce cuando hay exceso de fuerzas laterales cuyos vectores llevan a semi-luxación de la rótula y el consecuente desgaste precoz del cartílago.

El cartílago que hay detrás de la rotula trabaja bien cuando la rotula se posiciona correctamente centrada, circulando entre el fémur y tibia en el desarrollo de la zancada. Si no está bien alineada, para que no chocar con el fémur, se desvía a un lado u otro y desgasta, causando irritación articular.

condropatia_rotuliana. Fuente: http://www.clinicavass.com/

La condropatía es un verdadero estado pre-artrosico que implica una degeneración cartilaginosa como resultado de esfuerzos repetidos. Este estado puede presentar o no dolor, e ir acompañado de crujidos y crepitaciones durante los movimientos con contracción intensa del cuadriceps, como subir y bajar escaleras.

Antes se utilizaba el término condromalacia rotuliana, pero está en desuso en la comunidad médica. Etimológicamente, el término condropatía significa, condro: cartílago, patía: enfermedad. En el caso de la palabra condromalacia, malacia: reblandecimiento.

Si hay reblandecimiento o no, puede observarse con la palpación por artroscopia. Se presenta en algunos de los pacientes con dolor anterior de rodilla, pero también en pacientes asintomáticos.

La lesión del cartílago (Condropatía) fue clasificada por Outerbridge en 4 estadíos:

  • Grado I: Reblandecimiento o aspecto ampolloso
  • Grado II: Fibrilación superficial o fisuras leves en el área afectada
  • Grado III: Fibrilación más profunda con fisuras que afectan a  más de la mitad del espesor del cartílago articular
  • Grado IV: Erosión del cartílago hasta el hueso subcondral.

 

condropatia. Fuente: http://traumamodern.blogspot.com.es/

Estas dos patologías, habituales entre deportistas, son como hemos visto diferentes. La primera afecta al tendón y la segunda al cartílago. Pueden darse a la vez pero también por separado.

Para más información ponte en contacto con un equipo especializado, que analizará tu caso y responderá a todas tus preguntas.

artrosport

Ciclismo: beneficios y la rodilla del ciclista

Venimos escribiendo diferentes posts sobre las rodillas, sus cuidados, y prevención de posibles lesiones a la hora de practicar un deporte: senderismo, deportes de invierno, o  correr, son algunos ejemplos. En el artículo de hoy vamos a centrarnos en otro deporte que nos encanta practicar, el ciclismo.

Practica tu deporte favorito sin lesiones

Beneficios de practicar ciclismo

Ser un amante de las dos ruedas tiene numerosos beneficios. Si bien es cierto que en nuestro blog siempre os hablamos de los riesgos, con la intención de prevenirlos o en su caso, tratarlos, no por ello, como apasionados de los deportes, creemos que su práctica responsable tiene muchas y valiosas ventajas sobre nuestra salud y bienestar.

Algunos de estos beneficios de practicar ciclismo son:

  1. Ayuda a estar en forma:  Montar en bici te ayuda a estar en forma, es una de las actividades más completas y ayuda a prevenir dolores de espalda, proteger articulaciones y mejorar el sistema circulatorio e inmunológico.
  2. Mejora el corazón y el sistema cardiovascular: Pedalear de forma regular reduce el riesgo de infarto un 50%. El ritmo cardíaco máximo aumenta y la presión arterial disminuye, es decir, el corazón trabaja economizando. El colesterol LDL “malo” se reduce y como consecuencia los vasos sanguíneo tienen menos posibilidad de calcificarse. Al mismo tiempo, aumenta el colesterol “bueno” o HDL, lo que ayuda a que los vasos sanguíneos se conserven flexibles y saludables.
  3. Previene el dolor de espalda: La espalda también se beneficia de este deporte. Muchos dolores de espalda vienen de la inactividad, además, la falta de ejercicio hace que la musculatura se vaya atrofiando, lo que disminuye su función de “muelle”. En la bici, el torso está ligeramente inclinado adelante, y la musculatura de la espalda está bajo tensión, lo que la obliga a estabilizar el tronco. La postura mantiene la columna vertebral protegida de vibraciones y golpes. Los movimientos regulares de las piernas fortalecen la zona lumbar y previenen la aparición de hernias discales. Otros beneficios que al montar en bicicleta son el estímulo de los músculos de las vértebras dorsales, al hacer que constantemente se compriman y extiendan con el pedaleo.
  4. Protege las articulaciones, en especial, las rodillas: Aunque pueda parecer una contradicción con lo que vas a leer más abajo, no lo es. Bien es cierto que esta es la articulación que más se resiente en este deporte, porque es la que más trabaja, pero al mismo tiempo, a diferencia de otras actividades en las que hay golpeo, como los saltos o la carrera a pie, con la bicicleta las rodillas están más protegidas, ya que del 70 al 80% del peso del cuerpo gravita sobre el sillín, y ni las articulaciones ni los cartílagos soportan cargas elevadas (siendo la articulación que más carga soporta). Quienes protegen sus articulaciones montando en bicicleta regularmente, previenen con ello el riesgo de enfermar de artrosis. También se aconseja la práctica del pedaleo en numerosos tratamientos rehabilitadores articulares, especialmente de rodilla, ya que es un ejercicio libre de impactos, muy limpio en su ejecución, y nada dañino para elementos articulares tales como meniscos, cartílagos, ligamentos, etc.
  5. Favorece el sistema inmunológico: A los enfermos de cáncer y SIDA se les recomienda montar el bici, ¿la razón? que los fagocitos del organismo se movilizan para actuar contra las bacterias y células cancerígenas gracias al pedaleo, por lo que es un buen remedio para ahuyentar infecciones y alejar el cáncer. Esto sí, los esfuerzos moderados refuerzan tu sistema inmune, los de intensidad máxima lo debilitan.
  6. Mejora el estado de ánimo: Al montar en bicicleta, el cerebro se oxigena más y el cuerpo segrega endorfinas, que nos hacen sentir mejor. Está comprobado que los que montan en bicicleta regularmente sufren menos enfermedades psicológicas y depresiones. Montar en bicicleta y pedalear es uno de los mejores antidepresivos naturales que existen.Que tus lesiones no te paren!!

La rodilla del ciclista

Durante el pedaleo, la rodilla es una de las articulaciones que más se fuerza al ser la que más carga de trabajo realiza, como hemos mencionado anteriormente.

En el arco que realiza se da un movimiento de flexión y extensión de la rodilla al pedalear y al mismo tiempo se produce una rotación entre la tibia y el fémur.

Cuando el pedal se encuentra abajo en ángulo de flexión de la rodilla es de 10º-15º; cuando el pedal se encuentra arriba este ángulo pasa a ser de 110º-115º. Estos movimientos repetitivos de flexión – extensión y vuelta a la flexión – extensión, pueden producir desgaste y dolor en dicha articulación.

Además, cuando la rodilla está en completa extensión, la tibia se encuentra en rotación externa de unos 17º respecto al fémur. Según vamos flexionando la rodilla, esta rotación se va corrigiendo hasta llegar a los 30º en que se neutraliza.

Lesión-de-rodilla-en-el-ciclísmo

Aún así, en numerosas ocasiones, los problemas de rodilla, vienen derivados por elementos externos ajenos a la propia articulación. Es decir, no es un problema de diseño articular el provoca molestias o dolores sino otros elementos externos como:

  • Salir a montar con temperaturas muy bajas, lluvia, viento o nieve. La zona articular de la rodilla está expuesta a las variaciones extremas de temperaturas. Además, el grado de humedad, la incidencia del viento y la propia velocidad de desplazamiento del deportista, hacen que la influencia de la temperatura ambiental, sea aún mayor.
  • Acumulación de entrenamientos intensos y/o competiciones. El nivel de stress articular al que sometemos nuestras rodillas, en ocasiones impide respetar los tiempos de recuperación y descanso necesarios para liberarlas de tensión.
  • La reiteración del movimiento. Efectuar millones de pedaladas durante una temporada de igual forma y manera, pueden propiciar el inicio de una tendinitis o cualquier otra lesión.
  • Abuso de fuertes desarrollos. Los deportistas más propensos a tener lesiones articulares de rodilla en la práctica del ciclismo, son aquellos que gustan de emplear desarrollos muy exigentes.
  • Calzado o zapatillas inadecuadas. Un calzado inapropiado puede provocar en días una tendinitis. Fomentar una variación, aunque sea milimétrica en la alineación del eje del pedaleo, o alterar mínimamente el gesto del pedaleo del deportista, son motivos suficientes para producir una lesión.
  • Utilizar diferentes tipos de bicicleta. De igual modo que en el caso anterior, personas que habitualmente cambian de montura y alternan la práctica del ciclismo en carretera con el mountain bike, el triatlón, duatlón, etc. son un factor de riesgo muy evidente.

bici en condiciones adversas de clima. Fuente: http://cdn5.sportadictos.com/

En un post posterior os hablaremos de la tendinitis rotuliana, principal lesión del pedaleo, pero de momento, os recomendamos a modo de prevención evitar usar desarrollos muy duros si queréis conservar sanas las rodillas, e intentar que la cadencia de pedaleo no baje de las 70 rpm en ningún momento.

Para más información o si tienes alguna consulta relacionada con una lesión de rodilla, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo de profesionales en artrosport.

Artrosport, que tus lesiones no te paren

Senderismo, ventajas de practicarlo y cómo cuidar nuestras rodillas

El senderismo es uno de los deportes más practicados en España. Salir al campo a recorrer un trozo de su geografía y encontrar parajes a los que solo puedes acceder a pie es una maravilla y un gran regalo.

Desde pequeños trazos hasta grandes aventuras puedes recorrer a pie. Encontramos rutas alrededor de los pueblos y ciudades o en los lugares más perdidos. Unas están marcadas como los famosos GR y otras sólo hay que seguir el sendero. Unas son muy conocidas como el Camino de Santiago y otras sólo pateadas por los lugareños. Unas veces llaneando y otras casi escalando,… hay gustos y dificultades para todos.

Las ventajas de este deporte son múltiples y aunque los riesgos también, con cierta precaución y cuidado, es un deporte accesible a muchos.

parajes. Fuente: http://farm3.static.flickr.com/

Ventajas de realizar senderismo

Mejora la autoestima, se genera un bienestar mental y somos más optimistas: Conectarnos con la naturaleza es terapéutico. Según vamos caminando, nuestra mente se va silenciando, y vamos conectándonos más con la tierra, los árboles y los sonidos propios del lugar: pájaros y otros animalillos. Se liberan tensiones y estrés, nos relajamos, nuestra respiración se modifica, aumenta nuestro sentido del humor y la perspectiva de cómo vemos las cosas se amplia,.

Disfrute: Es un deporte que en muchas ocasiones se hace en grupo, disfrutando de la compañía y al mismo tiempo de los bellos parajes, el agua, etc.

senderismo y mejora de la salud. Fuente: http://www.periodistadigital.com/

Cada uno se pone sus limitaciones: Es importante escuchar nuestro cuerpo y seguir nuestro propio ritmo, ya que seguir a alguien que va más rápido que nosotros, o por el contrario, ir esperando a otros, puede llevarnos a sufrir alguna lesión. Debido a esto, cuando nos vamos de senderismo lo ideal es que cada persona vaya a su ritmo, así se convierte en un deporte ideal para todas las edades.

Aumenta la socialización: El senderismo es un deporte que en muchas ocasiones se realiza en grupo y de hecho, existen numerosos clubes de de senderistas en los que las personas aficionados a este deporte se reúnen para practicarlo. Lo que permite conocer gente con la que en muchos casos, compartimos otras aficiones y gustos, y con el tiempo incluso se pueden convertir en grandes amigos.

senderismo_en grupo. Fuente:www.revistaoxigeno.e

Aumenta la flexibilidad y agilidad corporal, nos ponemos en forma y al mismo tiempo se consigue perder peso: Al caminar estamos en constante movimiento y se queman muchas calorías. Que decir tiene que también tonificamos sobre todo de cintura para abajo, y adquirimos flexibilidad y agilidad corporal.

Se previenen enfermedades cardiacas: El senderismo es un deporte aeróbico por lo que se activa la circulación, debido a esto es una buena forma de prevenir enfermedades del corazón ya que lo fortalece.

Disminuye la tensión alta: A causa de lo que hemos expuesto en el punto anterior practicar este tipo de ejercicios nos ayudará a reducir la tensión arterial si la tenemos alta.

Los pulmones se limpian y mejoran su capacidad pulmonar: En la naturaleza, el aire que solemos respirar es de calidad, sin polución. Si practicamos este deporte habitualmente nuestros pulmones se limpiarán y respiraremos mejor, al mismo tiempo que disminuye el riesgo de tener enfermedades respiratorias.

Alivia el dolor de espalda: Muchos de nuestros problemas y contracturas de la espalda están relacionados con la tensión y la forma de afrontar las situaciones. Caminar ayuda a relajarnos y a soltar la espalda, por lo que se alivian los dolores en la misma.

Previene la osteoporosis: Al ser una práctica para cualquier edad, se convierte en una gran aliada para las personas con osteoporosis.

Mejora de la artritis: No existe una cura para esta enfermedad pero practicar algunos ejercicios como caminar alivia sus síntomas.

senderismo y salud. Fuente: http://www.cosasdesalud.es/

Apto para cualquier edad, incluidos los niños: Que es un deporte para cualquier edad ya lo hemos comentado, pero entonces nos referíamos a que personas mayores, con ciertos problemas de espalda, osteoporosis o artritis podían realizarlo. Ahora nos estamos refiriendo, a que si tienes niños, no tienes excusas, ya que puedes hacer rutas con ellos a partir de los 3 o 4 años andando y si son más pequeños existen unas mochilas y equipamiento para llevarlos a la espalda.

senderismo en familia. Fuente: http://www.ojodigital.com/

Cuida tus rodillas al caminar

En principio, no debe pasarle nada a nuestras rodillas, pero en ocasiones, en largas caminatas, sufren un constante golpeo que puede desgastar las articulaciones y causar inflación, sobre todo si caminamos por sendas de descenso donde gran parte del peso recae sobre ellas, y si somos de los que nos vamos todos los fines de semana al campo, tenemos que tener cuidado con ellas y saber unos pequeños trucos, ya que el senderismo persistente en presencia de dolor en la rodilla puede dar lugar a lesiones graves.

Lesión de rodillas en los descensos. Fuente: http://www.ehowenespanol.com/

En el senderismo en descenso se aumenta el riesgo de dolor musculoesquelético y de lesiones, especialmente en las rodillas. Esto es debido a que, en la ruta cuesta arriba, la colocación de los pies es bastante estática y el impacto es mínimo, pero por el contrario, en la ruta descendiente se aumenta el impacto de la carga del peso debido a la fuerza de la gravedad. Lo que conlleva a la articulación de la rodilla a absorber el choque adicional, conduciendo al dolor y la inflamación.

En el blog eHow en español, nos hablan de un estudio realizado por M. Kuster et.al., en el cual se observó las fuerzas que soportan las rodillas durante un descenso, y se encontró que las fuerzas de compresión son tres a cuatro veces mayores, en particular en la articulación femoropatelar, comparado con el nivel de caminata. Por lo tanto, los autores del estudio consideraron que caminar cuesta abajo puede ser una tarea extenuante para las rodillas.

La mejor forma para prevenir la lesión de rodillas en los descensos es haber fortalecido previamente los isquiotibiales, cuádriceps y las pantorrillas.

fortalecer y tonificar las piernas. Fuente:http://runrun.es/

También puedes usar rodilleras en tus rutas, o/y ayudarte bastones.

En post anteriores encontrarás información sobre las rodilleras que te pueden ser de gran utilidad en estos casos. En cuanto a los bastones, te descargaran de mucho peso, según los estudios lo hacen hasta en un 25%. Ayudan a redistribuir la carga de los brazos y hombros a fin de aliviar el impacto ejercido sobre las rodillas.

senderismo con bastones. Fuente: http://experienciasactivas.com/

Evitaremos descender demasiado rápido ya que intensifican las fuerzas de compresión. Bajar haciendo zigzag o de lado puede sernos de ayuda y además, no aterrizar muy fuerte con los talones ya que se transfiere un golpe inmenso a las rodillas.

El calzado también es muy importante, bien sean zapatillas “de treking” o botas, el caso es que sean de calidad con suelas amortiguadoras y apoyo en el tobillo.

botas de senderismos. Fuente: http://www.elacebuchal.es/

Y sobre todo un último consejo, si ya sientes dolor, evita hacer rutas hasta que desaparezca del todo y acude a tu médico especialista.

Artrosport, que tus lesiones no te paren

Deportes de invierno. Prevenir una lesión de rodilla

Prácticamente todos los deportes podrían llamarse “deportes de invierno” en cuanto a que se practican todo el año, y por ende, en invierno también. Pero cuando hablamos de “Deportes de invierno” nos estamos refiriendo a los que se practican exclusivamente en esta estación, es decir, a aquellas modalidades deportivas cuya realización está relacionada con la nieve o el hielo, ya sea en condiciones naturales o reproducidas de manera artificial.

Se consideran deportes de invierno el esquí, salto de esquí, patinaje sobre hielo, snowboard, descenso de trineo, bobsleigh, snowcross o motos de nieve, skeleton o hockey sobre hielo, entre otros.

Trineo. Fuente: llogopedadelcole.blogspot.com.es

Riesgos de los deportes de invierno. Placeres y peligros de la nieve

Para los aficionados a los deportes blancos, el invierno casi siempre se hace esperar.

Existen muchos mitos en relación a estos deportes, y en especial, al deporte rey, el esquí.

El miedo a una posible lesión es uno de los principales obstáculos que nos podemos encontrar. No cabe decir, que el riesgo está, pero esquiar no es sinónimo de lesión. 

Cada temporada visitan las pistas aproximadamente ocho millones de personas. Teniendo en cuenta esto, que la media de lesionadas en una pista por día sea de entre 3-4 personas, no es mucho. Una media al día de cuatro lesiones por cada mil esquiadores.

Aún así, el esquí continúa estando entre los cinco deportes que más morbilidad provocan.

deportes-invierno. Fuente: bellezaslatinas.com

Otra disciplina que sigue ganando adeptos es el snowboard, y con unas estadísticas nada favorables, ya que el número de lesionados es de entre tres a cuatro veces más elevado que en el esquí.

Snowboard. Fuente: http://m.forocoches.com

En el post de hoy vamos a ver las recomendaciones de los profesionales para que, a pesar de los riesgos específicos que existen en estos deportes, principalmente en el esquí, podamos disfrutar de una buena práctica reduciendo al mínimo las lesiones.

Recomendaciones para evitar lesiones y disfrutar de los deportes de invierno

Una forma física adecuada, un buen equipo, una formación previa y algunas precauciones básicas nos ayudarán a disfrutar y a reducir riesgos. No ir más allá de nuestras posibilidades y conocimientos en cada momento y avanzar paso a paso, podría ser el mejor consejo.

A pesar de que son muchos los factores que pueden intervenir en una lesión, valorando los aspectos anteriormente mencionados y respetando las normas de seguridad y señalizaciones de las pistas, el riesgo es mínimo. Estas normas las establece la federación internacional de esquí (FIS).

En la Real Federación Española de Deportes de Invierno (RFEDI) podemos encontrar más información.

Skeleton. Fuente: http://deportes-curiosos.blogspot.com.es/

Recomendaciones básicas:

1. Buena forma física

Es importante recordar que tanto el esquí como el snowboard, son deportes, y esto que puede parecer una obviedad a simple vista, no lo es tanto, ya que en muchos casos, tan solo subimos una o dos veces por temporada a las pistas, y para amortizar el pase la jornada es intensiva. Si no llevamos una preparación física previa, el riesgo puede ser alto. Nadie correría una maratón sin preparación previa, ¿por qué sí lo hacemos con los deportes blancos?

Tener una buena forma física y preparación previa es indispensable como hemos visto. Podemos practicar ejercicio de manera regular, montar en bicicleta, nadar o ir al gimnasio, es decir, aquellos deportes o prácticas que fortalezcan la musculatura de nuestras piernas.

Calentar y estirar antes de empezar a esquiar e ir progresivamente, son aspectos clave de la prevención.

Preparacion fisica buena

2. Equipo 

El equipo y material para la practica deportiva son de vital importancia. Que sea el apropiado y poner especial cuidado en las botas, esquíes y fijaciones, así como en llevar una vestimenta de calidad, que no sea deslizante y que proteja de los golpes. Si eres principiante lo que aconsejan los expertos es que alquiles el equipo.

Debemos revisar el material antes de utilizarlo. Además se recomienda el uso de casco, que no siendo obligatorio, es práctico.

Equipacion adecuada. Fuente: https://clinovapodologia.files.wordpress.com

3. Preparación

El esquí es un deporte muy técnico, por lo que es fundamental la mejora o perfeccionamiento de su técnica.

Una buena técnica evita hacer gestos innecesarios en los que se emplea mucha energía, así como aumenta la posibilidad de lesión al hacer un mal movimiento.

Conocer la tecnica. Fuente: http://www.conhijos.es/

4. Otros aspectos

A los tres aspectos anteriores hay que añadir otros no menos importantes como son: usar ropa de abrigo, hacer paradas, hidratarse y comer bien, además de, si es posible, ir acompañados.

alimentacion e hidratacion. Fuente: http://www.evassion.es/

Las lesiones de rodilla en los deportes de invierno. Prevención

Las lesiones más frecuentes entre los que practican esquí son las de los ligamentos de la rodilla.

En un estudio realizado por el American Journal of Sports Medicine y recogido por el periódico abc es su sección de salud, podemos leer que en la práctica de esquí el mayor número de lesiones lo sufre la rodilla en un 43% de los casos, seguida del hombro en un 12% y del pulgar en un 8%. La rodilla y el hombro son, por tanto, las localizaciones más frecuentes de lesión, con independencia del nivel de capacitación del esquiador.

También es frecuente que haya lesiones de cadera y de pelvis en los esquiadores más veteranos, debido a la osteoporosis. Y no podemos olvidarnos de las tendinitis y problemas por sobrecarga.

Y hablando de la rodilla, como hemos dicho más arriba, la lesión de esta articulación más común es la del ligamento cruzado anterior, seguida del esguince de ligamento colateral medial.

Caidas y lesiones esquiando. Fuente: http://wap.elmundo.es/

En la práctica del esquí podríamos evitar esta lesión ejecutando una curva más amplia, reduciendo la velocidad y quitando así la presión sobre la articulación, además de fortalecer la musculatura de las piernas. Es decir, conociendo la técnica y ejecutándola correctamente.

Otro de los motivos por los que la rodilla sigue siendo el principal “punto débil” tiene que ver con la equipación.

Los avances y mejoría en los materiales, han ayudado a evitar lesiones, y al mismo tiempo a aumentarlas, lo explico. Uno de los principales avances y cambios ha sido en la sujeción de la bota al esquí, que ha aumentado su firmeza mediante dos puntos de anclaje, uno delantero y otro trasero, lo que ha supuesto una mejora en el control sobre el esquí. Pero, al mismo tiempo, estas mismas sujeciones actúan como una palanca, generando, en las caídas y accidentes, que la pierna se doble o tuerza la extremidad, lo que está ocasionando más lesiones de rodilla que las anteriores botas.

Otra consecuencia del cambio de equipación es el aumento de la altura de la caña de la bota lo que ha contribuido a proteger la tibia, el pie y el tobillo. Pero de esta forma, el mayor riesgo se ha trasladado a la rodilla, como consecuencia de las carga que sufre en los giros.

esqui-caida. Fuente: http://termometroturistico.es/

Para concluir, reiteramos la importancia de los tres puntos básicos para disfrutar, ya que son la mejor prevención de cualquier lesión y en especial de las más habituales, las de rodilla:

– Estar en forma y con una buena preparación física

– Conocer la técnica, escuchar al cuerpo y progresividad.

– Llevar un buen equipo para la práctica.

¡Que tus lesiones no te paren! Fuente: http://www.sportvicious.com/

Artrosport, centro especializado en lesiones deportivas, te desea una buena temporada de invierno y ¡Que tus lesiones no te paren!

Artrosport, que tus lesiones no te paren