Archivo por meses: Diciembre 2014

Deportes de invierno. Prevenir una lesión de rodilla

Prácticamente todos los deportes podrían llamarse “deportes de invierno” en cuanto a que se practican todo el año, y por ende, en invierno también. Pero cuando hablamos de “Deportes de invierno” nos estamos refiriendo a los que se practican exclusivamente en esta estación, es decir, a aquellas modalidades deportivas cuya realización está relacionada con la nieve o el hielo, ya sea en condiciones naturales o reproducidas de manera artificial.

Se consideran deportes de invierno el esquí, salto de esquí, patinaje sobre hielo, snowboard, descenso de trineo, bobsleigh, snowcross o motos de nieve, skeleton o hockey sobre hielo, entre otros.

Trineo. Fuente: llogopedadelcole.blogspot.com.es

Riesgos de los deportes de invierno. Placeres y peligros de la nieve

Para los aficionados a los deportes blancos, el invierno casi siempre se hace esperar.

Existen muchos mitos en relación a estos deportes, y en especial, al deporte rey, el esquí.

El miedo a una posible lesión es uno de los principales obstáculos que nos podemos encontrar. No cabe decir, que el riesgo está, pero esquiar no es sinónimo de lesión. 

Cada temporada visitan las pistas aproximadamente ocho millones de personas. Teniendo en cuenta esto, que la media de lesionadas en una pista por día sea de entre 3-4 personas, no es mucho. Una media al día de cuatro lesiones por cada mil esquiadores.

Aún así, el esquí continúa estando entre los cinco deportes que más morbilidad provocan.

deportes-invierno. Fuente: bellezaslatinas.com

Otra disciplina que sigue ganando adeptos es el snowboard, y con unas estadísticas nada favorables, ya que el número de lesionados es de entre tres a cuatro veces más elevado que en el esquí.

Snowboard. Fuente: http://m.forocoches.com

En el post de hoy vamos a ver las recomendaciones de los profesionales para que, a pesar de los riesgos específicos que existen en estos deportes, principalmente en el esquí, podamos disfrutar de una buena práctica reduciendo al mínimo las lesiones.

Recomendaciones para evitar lesiones y disfrutar de los deportes de invierno

Una forma física adecuada, un buen equipo, una formación previa y algunas precauciones básicas nos ayudarán a disfrutar y a reducir riesgos. No ir más allá de nuestras posibilidades y conocimientos en cada momento y avanzar paso a paso, podría ser el mejor consejo.

A pesar de que son muchos los factores que pueden intervenir en una lesión, valorando los aspectos anteriormente mencionados y respetando las normas de seguridad y señalizaciones de las pistas, el riesgo es mínimo. Estas normas las establece la federación internacional de esquí (FIS).

En la Real Federación Española de Deportes de Invierno (RFEDI) podemos encontrar más información.

Skeleton. Fuente: http://deportes-curiosos.blogspot.com.es/

Recomendaciones básicas:

1. Buena forma física

Es importante recordar que tanto el esquí como el snowboard, son deportes, y esto que puede parecer una obviedad a simple vista, no lo es tanto, ya que en muchos casos, tan solo subimos una o dos veces por temporada a las pistas, y para amortizar el pase la jornada es intensiva. Si no llevamos una preparación física previa, el riesgo puede ser alto. Nadie correría una maratón sin preparación previa, ¿por qué sí lo hacemos con los deportes blancos?

Tener una buena forma física y preparación previa es indispensable como hemos visto. Podemos practicar ejercicio de manera regular, montar en bicicleta, nadar o ir al gimnasio, es decir, aquellos deportes o prácticas que fortalezcan la musculatura de nuestras piernas.

Calentar y estirar antes de empezar a esquiar e ir progresivamente, son aspectos clave de la prevención.

Preparacion fisica buena

2. Equipo 

El equipo y material para la practica deportiva son de vital importancia. Que sea el apropiado y poner especial cuidado en las botas, esquíes y fijaciones, así como en llevar una vestimenta de calidad, que no sea deslizante y que proteja de los golpes. Si eres principiante lo que aconsejan los expertos es que alquiles el equipo.

Debemos revisar el material antes de utilizarlo. Además se recomienda el uso de casco, que no siendo obligatorio, es práctico.

Equipacion adecuada. Fuente: https://clinovapodologia.files.wordpress.com

3. Preparación

El esquí es un deporte muy técnico, por lo que es fundamental la mejora o perfeccionamiento de su técnica.

Una buena técnica evita hacer gestos innecesarios en los que se emplea mucha energía, así como aumenta la posibilidad de lesión al hacer un mal movimiento.

Conocer la tecnica. Fuente: http://www.conhijos.es/

4. Otros aspectos

A los tres aspectos anteriores hay que añadir otros no menos importantes como son: usar ropa de abrigo, hacer paradas, hidratarse y comer bien, además de, si es posible, ir acompañados.

alimentacion e hidratacion. Fuente: http://www.evassion.es/

Las lesiones de rodilla en los deportes de invierno. Prevención

Las lesiones más frecuentes entre los que practican esquí son las de los ligamentos de la rodilla.

En un estudio realizado por el American Journal of Sports Medicine y recogido por el periódico abc es su sección de salud, podemos leer que en la práctica de esquí el mayor número de lesiones lo sufre la rodilla en un 43% de los casos, seguida del hombro en un 12% y del pulgar en un 8%. La rodilla y el hombro son, por tanto, las localizaciones más frecuentes de lesión, con independencia del nivel de capacitación del esquiador.

También es frecuente que haya lesiones de cadera y de pelvis en los esquiadores más veteranos, debido a la osteoporosis. Y no podemos olvidarnos de las tendinitis y problemas por sobrecarga.

Y hablando de la rodilla, como hemos dicho más arriba, la lesión de esta articulación más común es la del ligamento cruzado anterior, seguida del esguince de ligamento colateral medial.

Caidas y lesiones esquiando. Fuente: http://wap.elmundo.es/

En la práctica del esquí podríamos evitar esta lesión ejecutando una curva más amplia, reduciendo la velocidad y quitando así la presión sobre la articulación, además de fortalecer la musculatura de las piernas. Es decir, conociendo la técnica y ejecutándola correctamente.

Otro de los motivos por los que la rodilla sigue siendo el principal “punto débil” tiene que ver con la equipación.

Los avances y mejoría en los materiales, han ayudado a evitar lesiones, y al mismo tiempo a aumentarlas, lo explico. Uno de los principales avances y cambios ha sido en la sujeción de la bota al esquí, que ha aumentado su firmeza mediante dos puntos de anclaje, uno delantero y otro trasero, lo que ha supuesto una mejora en el control sobre el esquí. Pero, al mismo tiempo, estas mismas sujeciones actúan como una palanca, generando, en las caídas y accidentes, que la pierna se doble o tuerza la extremidad, lo que está ocasionando más lesiones de rodilla que las anteriores botas.

Otra consecuencia del cambio de equipación es el aumento de la altura de la caña de la bota lo que ha contribuido a proteger la tibia, el pie y el tobillo. Pero de esta forma, el mayor riesgo se ha trasladado a la rodilla, como consecuencia de las carga que sufre en los giros.

esqui-caida. Fuente: http://termometroturistico.es/

Para concluir, reiteramos la importancia de los tres puntos básicos para disfrutar, ya que son la mejor prevención de cualquier lesión y en especial de las más habituales, las de rodilla:

– Estar en forma y con una buena preparación física

– Conocer la técnica, escuchar al cuerpo y progresividad.

– Llevar un buen equipo para la práctica.

¡Que tus lesiones no te paren! Fuente: http://www.sportvicious.com/

Artrosport, centro especializado en lesiones deportivas, te desea una buena temporada de invierno y ¡Que tus lesiones no te paren!

Artrosport, que tus lesiones no te paren

Problemas de rodilla en adolescentes

Hoy queremos hablar de los problemas de rodilla en adolescentes.

La rodilla es una de las articulaciones que más sufre tanto por las actividades de la vida diaria como por la práctica deportiva. Si a esto le añadimos la edad, podemos darnos cuenta que no solo el envejecimiento causa estragos, sino que el periodo de desarrollo y crecimiento también es crítico para esta articulación.

Problemas de rodillas en adolescentes: causas, síntomas y tipos.

Vamos a hablar de dos situaciones diferentes. En primer lugar, de aquella o aquellas patologías que ocurren en adolescentes, debidas a la anatomía del cuerpo en una fase de crecimiento, y en segundo lugar, de aquellas derivadas de la práctica deportiva en una fase de crecimiento.

El dolor crónico en la rodilla anterior, zona frontal y central, es más que habitual entre los adolescentes, especialmente chicas.

Podemos observar síntomas como que las rodillas “crujan”, dolor durante la noche, o al hacer ejercicios que impliquen flexionar constantemente la rodilla, flojedad o incluso colapso.

En este caso no se debe a ninguna anomalía de la rodilla, ni necesariamente se dañará con la actividad diaria.

Las causas pueden no estar claras. Sabemos que la rodilla es un articulación que no sólo se encarga de dar flexibilidad a la pierna, sino que soporta el peso del cuerpo. Una mala alineación de las caderas con los tobillos, tener poca flexibilidad, un exceso de actividad deportiva o sin las técnicas adecuadas o un desequilibrio del cuádriceps e isquiotibiales, pueden ser las causas de que se produzca una presión excesiva que tire de la rótula causando dolor.

Entre adolescentes que practican deporte, las patologías de rodilla que encontramos son: la Enfermedad de Osgood-Schlatter y la Enfermedad de Larsen-Johannson.

El origen principal en ambas es el exceso de tensión sobre los huesos que están todavía en fase de desarrollo. Veámoslas mas detenidamente.

Enfermedad o síndrome de Osgood-Schlatter

Este síndrome, asociado al crecimiento, es causa habitual de dolor de rodilla entre niños y adolescentes de 10 a 15 años. En esta fase en la que están dando el estirón, una práctica deportiva que requiera carrera, saltos o movimientos repetitivos como son el fútbol, baloncesto, voleibol, balonmano, salto, atletismo, ballet o gimnasia deportiva, puede ser motivo de dolor e hinchazón justo debajo de la rodilla, en la parte más alta de la tibia.

Esto es debido a que la zona donde crece el hueso, en la parte superior de la tibia, es cartilaginosa y se puede dañar con facilidad. Las contracciones repetidas del músculo que se producen con la práctica deportiva, generan tensión y microtraumatismos por la tracción en el tendón que se une a la rótula, lo que a su vez origina que ésta tire de la placa de crecimiento de la tibia, provocando inflamación y dolor del cartílago de crecimiento de la tibia. Con el tiempo, se pueden producir pequeñas fracturas de esta zona y ensanchamiento de la tuberosidad tibial anterior. A veces hay un acortamiento del músculo recto femoral, encargado de extender la rodilla.

Suele desaparecer en 12-24 meses.

Síndrome de Osgood Schlatter. Fuente: residentedefamilia.blogspot.com.es

Enfermedad o síndrome de Sinding Larsen-Johansson

Este síndrome, al igual que el anterior, está relacionado con el crecimiento, y se produce entre adolescentes de 10 a 15 años en periodos de estirón y rápido crecimiento.

Suele manifestarse como irritación e inflamación del cartílago, dolor en la parte anterior de la rodilla, dolor que aumenta con el ejercicio y se intensifica y agrava al agacharse o arrodillarse o con la aparición de un bulto hinchado u óseo en la base de la rótula.

Síndrome de Larsen Johansson. Fuente: www.victoramaroblog.com

Enfermedad de Larsen Johansson. Fuente: www.victoramaroblog.com

El síndrome de Larsen Johansson es muy similar a la enfermedad de Osgood-Schlatter, solo que en este caso la lesión aparece en la inserción del tendón (ligamento) rotuliano en el polo inferior de la rótula.

La rótula está conectada a la tibia por medio del tendón rotuliano. Cuando estamos en fase de creciendo, el tendón permanece unido a un cartílago de crecimiento (o placa epifisaria) ubicado en la base de la rótula. La tensión reiterada sobre el tendón rotuliano, como consecuencia de la práctica deportiva, puede hacer que el cartílago de crecimiento se irrite e inflame.

Tratamiento

El tratamiento que le indicará el equipo médico, irá centrado principalmente en:

  • Aplicar hielo en la zona antes y después del ejercicio (crioterapia).
  • Elevar la rodilla afectada para que descanse, colocando debajo por ejemplo una almohada.
  • Usar algunos medicamentos como el paracetamol o ibuprofeno.
  • Fortalecer los cuadriceps con ejercicios diarios.
  • Calentar y estirar antes de hacer deporte
  • Si es necesario, usar rodilleras en tu práctica deportiva.
  • Perder peso, en el caso de sobrepeso, para que la rodilla soporte menos carga.
  • Disminuir la actividad o práctica deportiva
  • En algunos casos será necesario el tratamiento del equipo de fisioterapia y traumatología.

 

Comparando los síndromes de Larsen-Johansson y Osgood Schlatter. Fuente: www.mirandahealthcentre.com.au

Si quieres más información o acudir a consulta contacta con nuestro centro dejando un comentario o llamando a los teléfonos 965 242 721 o 636 486 758